Capítulo 34: Calleja, jugador y entrenador al mismo tiempo

Ser entrenador de un equipo y al mismo tiempo simultanearlo con el de jugador de campo debe ser tremendamente complicado. En las primeras décadas del fútbol era incluso frecuente. En épocas más recientes, en un fútbol más moderno, conocemos los casos del holandés Ruud Gullit y el italiano Vialli, ambos con el Chelsea, el liberiano George Weah con su selección nacional, el galés Ryan Giggs con el Manchester United, o el propio Romario da Sousa con el Vasco de Gama. En el CD San Fernando conocemos al menos un caso: Anastasio Calleja Padrino. En la foto de portada el octavo de pie.

Calleja nació en Madrid el 6 de noviembre de 1910. Tras una dilatada carrera, firmó el 1 de agosto de 1949 por el CD San Fernando. Aunque en principio venía tan solo como entrenador, luego se dio el caso de que también se incluyó en plantilla para aprovechar su experiencia futbolística. O sea, lo mismo podías verlo dar indicaciones desde el banquillo, como lo podías ver sobre el verde de Madariaga como centrocampista o como delantero, que eran las funciones que solía desempeñar. Doble papel en la plantilla.

No era la primera vez que lo hacía, pues ya en el Cádiz CF lo hizo. Por cierto, al Cádiz llegó procedente del Sporting de Gijón, equipo en el que había jugado ocho temporadas en 2ª División y dos en 1ª División. Estaba ya curtido en mil batallas. En la foto inferior es el tercero de arriba.

Profundizando más aún en la figura de Calleja, podemos advertir que empezó en un modesto equipo madrileño como portero, pasando al medio del campo con la AD Tranviaria y posteriormente en el Nacional de Madrid, que lo traspasó por diez mil pesetas al Sporting de Gijón. Allí maduró como futbolista hasta llegar a ser el capitán.

Fue en Cádiz y en el Cádiz CF cuando obtuvo el título de entrenador regional andaluz.

Como decíamos más arriba, llegó al CD San Fernando en plena canícula de verano contratado por la Junta Directiva que presidía Antonio Román Delabat. En la sede de la calle General Valdés hubo gran cantidad de movimientos en forma de altas y bajas. El secretario técnico Manuel Lebrero le trajo al asturiano jugadores importantes como Manuel Blandino, el onubense Claudio, el coriano Cipriano (cedido por el Sevilla FC) y los asturianos Argüelles y Severino.

La idea inicial de Anastasio Calleja era hacerse ficha de jugador, pero solo para casos de emergencia. Con el transcurso de la temporada, “se ponía” para aportar la experiencia acumulada durante tantos años en 1ª y 2ª. Recordemos que los rivales eran el Cádiz, Real Betis, Recreativo de Huelva, Xerez o Almería, por citar algunos. En ocasiones se requería experiencia, madurez, colocación y saber estar.

Contra todo pronóstico, en la primera jornada del grupo V el equipo viajaba a Melilla para jugar en el Álvarez Claro ante la Unión Deportiva Melilla. Calleja se puso de titular como medio centro, haciendo pareja con Severino. Se perdió 2-1. Una semana más tarde en casa solo hizo de entrenador. En la foto inferior vemos al míster el último de pie. Corresponde precisamente a su debut oficial como jugador y entrenador al mismo tiempo en el Álvarez Claro.

Desde luego fueron más partidos en los que Calleja combinaba ambas funciones de entrenador-jugador. Finalmente con 40 puntos el equipo finalizó en quinta posición.

Por ejemplo, fue titular y con gol en una goleada que le endosó el San Fernando al Emeritense, partido al que corresponde este cartel del año 1949.

Dado que el experimento funcionó, Anastasio permaneció una temporada más con el doble rol, si bien es cierto que en esta segunda campaña pisó menos el césped y se puso menos minutos. En la foto de abajo es el tercero de pie en la 50-51.

Al final de temporada volvió a repetir el quinto puesto del grupo V de 3ª División. Al finalizar la temporada se prescindió de sus servicios.

Abandonó el CD San Fernando y continuó posteriormente entrenando a la Cultural Leonesa, de nuevo el Cádiz CF y el Racing Portuense. Cuando abandonó el fútbol, se retiró a vivir a Chiclana. Falleció el 24 de noviembre de 1994.