Capítulo 27: Aquella tarde en la que faltaron números en el marcador

En este nuevo capítulo de nuestra historia azulina vamos a recordar una tarde en la que faltaron números en el viejo marcador para indicar la goleada que le endosó nuestro C.D. San Fernando al C.D. San Roque de Lepe. En la jornada 5 de la temporada 66-67 se produjo el siguiente resultado: C.D. San Fernando 11 – C.D. San Roque 0. En este caso, el gol número 11, obra de Tadeo, valió, pero “no subió al marcador”.

Uno de los puntos emblemáticos del viejo Madariaga que aún muchos guardan en los archivos de su memoria es el marcador Tío Pepe, marca comercial que lo patrocinaba. Se ubicaba en el fondo por la entrada de tribuna. Estaba allí desde tiempos inmemoriales.

Una persona del club se responsabilizaba cada jornada de hacer subir cada gol al marcador. Nunca debió pasar por su mente que una tarde de octubre con la visita del C.D. San Roque de Lepe le iban a faltar números para los goles. Nos ponemos en situación.

C.D. San Roque, 9 octubre de 1966, quinta jornada liguera, grupo XII de 3ª División, tarde soleada, buena entrada en Madariaga y ganas de cambiar la dinámica irregular del equipo. Para ello el técnico Manolo Gómez presentaba un once con importantes novedades. Recordamos que Manolo Gómez era un gijonés que había jugado en el C.D. San Fernando y había participado en el ascenso a 2ª División.

Gómez puso un once formado por los siguientes jugadores: Saavedra; Lagóstena, Flores, Quique; Ventura, López; Tadeo, Quinichi, Plaza, Sergio y Morales.

En el C.D. San Roque se alineaban Molina; Zarza, Paquillo, Chicha; Pérez, Juan Pedro, Restio, Ortiz, Alfaro, Casado y Contreras.

La grada pronto comenzó a vibrar con el primer tanto de Ventura en el minuto 4. A partir de ahí los goles fueron cayendo como soles para la parroquia isleña y como losas para los leperos. Los aficionados se lo pasaban en grande. La victoria era importantísima para comenzar a enderezar el rumbo. El del marcador al descanso ya comenzaba a sospechar que iba a tener trabajo a destajo. Así pintaba la situación:

1-0: Ventura

2-0: Morales (de penalty)

3-0: Morales

4-0: Morales

5-0: Morales (de penalty)

6-0: Morales

7-0: Ventura

8-0: Quinichi

9-0: Morales

10-0: Morales

11-0: Tadeo

Como se puede comprobar, el gran triunfador fue Antonio Morales García, “Morales”, extremo que marcó nada menos que 7 goles. ¡7 goles! El gallego Ventura con dos goles, el isleño Quinichi y el onubense Tadeo redondearon la cifra de la espectacular goleada.

El gol de Tadeo fue el número 11 y aunque obviamente tuvo validez, no “subió al marcador” porque solo había números de 1 al 10. La grada, eufórica, se lo pasaba en grande y se reía ante la situación que se estaba viviendo. La gracia final estuvo en que se cogió una tiza y se superpuso un 1 encima del 10. En la foto de portada podemos ver cómo en otras épocas se solía poner por cortesía primero al visitante y luego el propio local.

Hasta esta jornada la afición había vivido desilusiones, pero aquella tarde bajaron la calle Colón y llegaron a casa afónicos y frotándose los ojos porque habían visto uno de los mejores partidos que habían podido contemplar. El equipo se había congraciado con la afición. ¡Esa bendita afición isleña que acudía fielmente para llenar domingo sí y domingo también el Madariaga! Utilizamos para acompañar nuestras palabras esta foto de portada cedida por dos grandes aficionados como Andrés Álvarez y su hijo Pepe.

Al día siguiente, la publicación del Mirador de San Fernando lo reflejaba en su portada con el siguiente titular: “Faltaron números en el Marqués de Varela”. De la crónica nos quedamos con esta perla: “algunos derrotistas, que siempre no faltan, dirán que el oponente de esta tarde era muy malo y que el San Fernando sólo ha hecho aprovechar las ocasiones que se le daba”.

Este once inicial no corresponde al del 11-0, aunque coinciden en nueve nombres: Saavedra, Lagóstena, Plaza, Nico Periñán, Ventura, López (de pie); Tadeo, Quinichi, Sergio, Mariano y Morales (agachados).

La temporada 66-67 no fue positiva y se ocupó finalmente la séptima posición en 3ª División, siendo el Xerez C.D. el campeón (con ascenso incluido) y el Jerez Industrial el segundo en la tabla de clasificación.