Capítulo 14: Monchi, uno de los nuestros

Hoy día el mejor director deportivo del mundo es Ramón Rodríguez Verdejo, “Monchi”. Nadie como él en esta función. De La Isla y del San Fernando. Este isleño ha hecho patria cañaílla por todos los rincones del planeta Tierra. Ramón se siente orgulloso de su tierra y ese orgullo es recíproco. Es un buen ejemplo para la juventud de hoy porque supo combinar fútbol y estudios, dado que se licenció en Derecho. Hoy en nuestra cita con la historia del club recordamos su corta pero intensa trayectoria con el CDSF y, especialmente, el día de su debut, un 23 de noviembre de 1986. Dentro de unos días se cumplirán 33 años de aquel estreno en partido oficial.

Monchi nació el 20 de septiembre de 1968 en San Fernando. Es el más pequeño de tres hermanos. Estudió en la Academia Ramos (en la calle Churruca), el colegio Servando Camúñez y el bachillerato en el instituto Isla de León. Aprobada la Selectividad, estudió Derecho en la Universidad de Jerez los dos primeros cursos y en la de Sevilla los finalizó. Creció en las calles de la barriada de San Ignacio, próxima al campo de fútbol de Madariaga. Tanto Ramón como su hermano mayor Manolo eran tremendamente futboleros. En su lista de los Reyes, jamás faltaba un balón de fútbol. Siempre jugaba con niños mayores que él y entre balonazo y balonazo perdió el miedo a ser portero. Ramón acudía con frecuencia al campo de fútbol sala de la barriada Madariaga. Montaron un gran equipo con Javi Linares, Corchado, Gonzalo, Batista, Juan Antonio Sánchez y otros.

En fútbol once siempre perteneció al C.D. Águila, equipo que siempre ha proporcionado muchísimos futbolistas al C.D. San Fernando. El campo de fútbol en Caño Herrera fue testigo de sus magníficas cualidades. Fue el trampolín para firmar por el juvenil del C.D. San Fernando, siguiendo los pasos de su hermano Manolo que había jugado años atrás en ese mismo equipo.

El juvenil de la temporada 86-87 era un equipazo con jugadores de primer nivel como el delantero centro Pablo de Diego, Pepito (traspasado más adelante al Real Madrid), Juanito “Pajarito”, Marcos Alías, etc. Ya por entonces todos los aficionados hablaban del portero juvenil Monchi. Su destino estaba marcado. El primer equipo no funcionaba. Los malos resultados trajeron consigo la destitución de Manolo Lapi como entrenador. Su ayudante, Antonio Belmaño, hizo de transición hasta la llegada de Juan Antonio Sánchez Franzón. En la portería ni Javier Otero ni Juanini habían tenido suerte en las doce jornadas anteriores.

Belmaño demostró una valentía sin igual. Los resultados no acompañaban, pero él decidió que un juvenil de 17 años fuera titular. Entró en la convocatoria de la jornada número 13, pero para ser el número 1 en la cita liguera ante el Dos Hermanas. La fecha para el recuerdo fue el 23 de noviembre de 1986. Monchi, amante de la Semana Santa, debutó ante el conjunto nazareno. Y a escasos kilómetros de la que será su ciudad adoptiva: Sevilla. El once dispuesto por Antonio Belmaño estuvo formado por Monchi, Mendi, Patudo, Serer, Cortina; Borrel, Juan José, Juan Carlos Núñez; Kiko, Sigüenza y Alvarado. A un minuto del descanso encajó el único gol del partido. Había pasado de ser espectador con sus amigos en el Marqués de Varela a actor principal.

La apuesta de Antonio había sido un éxito porque Monchi se convirtió en un fijo en las alineaciones hasta final de temporada. La grada le mostró pronto su cariño por este porterazo. En esas gradas se daban cita ojeadores para verlo en acción. Entre ellos los sevillistas Pablo Blanco y Juan Arza. Terminó la temporada liguera con 24 partidos jugados. El equipo quedó en un discretísimo undécimo lugar. Juan Antonio continuaba como entrenador de la siguiente temporada (87-88) y confeccionó una plantilla “made in San Fernando”. Monchi fue el titular por delante de Juanini y Rafa. Se realizó una enorme temporada, siendo subcampeones del grupo X por detrás del Algeciras C.F.

Tras un seguimiento exhaustivo y con grandes informes de Pablo Blanco, en julio de 1988 se cerró la operación. La temporada deportiva había terminado. Monchi estaba muy involucrado con el ascenso del Club Deportivo y no había aceptado marcharse antes. Las directivas cerraban el traspaso por una cantidad cercana a los dos millones de pesetas. El contrato que firmaba era de tres años de duración: ficha de 500.000, 750.000 y 1.000.000 y un sueldo mensual de 70.000 pesetas. Estas cifras se publicaron en el semanario La Cuestión. Además, un partido a disputar en el Marqués de Varela. El Real Madrid también luchó por el traspaso para su filial Castilla, entrenado por Vicente del Bosque. De hecho estuvo a prueba una semana.

Monchi, con 19 años, entró a formar parte del Sevilla B. Desde entonces hasta ahora, ¿cuántas veces habrá recorrido la autopista San Fernando-Sevilla? Es la génesis de la leyenda de “El León de La Isla”, apodo que le puso el “maestro” Araujo.

Tras dos temporadas enormes con el filial sevillista, el técnico chileno Vicente Cantatore lo ascendió al primer equipo jugando siete partidos. Su debut llegó el 13 de enero de 1991 en el antiguo estadio de Atocha. El Sevilla empataba a un gol ante la Real Sociedad. Junto a Monchi, Pascual, Salguero, Diego, Jiménez, Conte, Andrades, Carvajal, Polster, Ramón y Serrano. A partir de ahí, nueve temporadas con el primer equipo sevillista, siete de ellas en Primera División y dos en Segunda División, 53 partidos en 1ª (26 de ellos en la 96-97), dos participaciones en la Copa de la UEFA y un sinfín de experiencias vividas junto a Diego Armando Maradona, Davor Suker, Cholo Simeone, Iván Zamorano, Tony Polster, Prosinecki, Carlos Bilardo, etc.

Cuando tomó la decisión de colgar las botas y los guantes, pasó a ser el delegado del Sevilla F.C. Más tarde se hizo cargo de la dirección deportiva del Sevilla F.C, con Roberto Alés como presidente. Al frente de dicha dirección deportiva, ha conquistado 3 UEFA’s, 2 Copas del Rey, 1 Supercopa de España y 1 de Europa. Encontró diamantes donde otros solo veían piedras: Dani Alves, Julio Baptista, Seydou Keita, Ivan Rakitic, Kanouté, Luis Fabiano, Adriano Correia, Bacca, Gary Medel y muchos más. La AS Roma lo incorporó a su proyecto durante dos campañas. Hace unos meses regresó al Sevilla F.C.

Monchi y su hijo Alejandro son fieles seguidores del San Fernando. Cada vez que su trabajo lo permite, asiste. Pero desde la distancia está cerca del San Fernando. Muy cerca. Fue nombrado Embajador del club (¿quién mejor?) por la directiva presidida por Daniel Luna. En la foto inferior, Gaby Cumbreras captó ese momento.

Como dijo una vez en prensa, “siempre estaré para cuando me necesite el C.D. San Fernando, ayudándolo desde donde sea necesario”.