Capítulo 11: La manita que meció la cuna

Hay goleadas que dejan una marca que ni el tiempo consigue borrar de la memoria de los que pudieron vivirlo en vivo y en directo. Cuando el derbi era un derbi. Aquella manita (5-0) que el C.D. San Fernando endosaba al Cádiz C.F. fue vivida de una manera y de otra dependiendo de si vives al norte o al sur del río Arillo. Hoy nos remontamos al Campo de Deportes Marqués de Varela, 15 de noviembre de 1959. 

La rivalidad existente en la Bahía entre azulinos y amarillos, C.D. San Fernando versus Cádiz C.F., se vivían con una intensidad brutal, especialmente motivado por las pasiones de dos grandes aficiones. Las directivas buscaban soluciones para calmar y tranquilizar los ánimos y la tirantez entre las dos hinchadas. Una de las medidas que se llevaron a cabo fue la de saltar al campo juntos (hoy en día es lo habitual como fair play) e incluso la de fotografiarse juntos los onces iniciales. Así se llevó a cabo tanto en Madariaga en la ida, como en el Ramón de Carranza en la vuelta.

Nos trasladamos a la jornada 10 de la temporada 59-60. El San Fernando recibía a un Cádiz que vivía una crisis de resultados, dado que llevaba cuatro jornadas seguidas sin ganar. Se plantaba en Madariaga décimo en la tabla con 8 puntos, precisamente un puesto por debajo de los isleños con 9 puntos.

El técnico José Luis Riera sacaba un once formado por Arbe, Jiménez, Lolín, Elorriaga, Petralanda, Puyol, Periñán, Guerrero, Lax, Sanz y Mendi. El Cádiz de Camilo Liz con Sierra, Epi, Schwandt, Carrillo, Pedrusco, Naranjo, Lorente, Pepe Sornichero, Antonio, Jiménez y Mekarle. Adolfo Bolea era baja al haber sido expulsado una jornada antes. Dirigió la contienda el árbitro señor Llorís, del colegio valenciano.

La primera parte el Cádiz se dedicó a intentar contener y frenar los ataques del Club Deportivo. El oscense Lax abrió el marcador en el minuto 21. Con este resultado se llegó al descanso. A la vuelta de vestuarios, el dominio fue aplastante y fruto de ello fueron los cuatro goles que fueron cayendo y pesando como losas de mármol. El malagueño Mendi en el 60’, Lax repetía en el 67’, Sanz en el 83′ y cerraba tan gloriosa manita otra vez Mendi a un minuto del final. Rafael Flores “Mendi” es el padre de Andrés y Alfonso “Oncho”.

El San Fernando vivía la cara alegre y el Cádiz la cara triste del fútbol. Sonrisas y lágrimas. O como un viejo artículo de Enrique Alcina que tituló “La Isla. Crimen y castigo”. La risa va por barrios. En este caso la risa y la alegría recorrió la calle Colón abajo, calle Rosario, calle Real y ya cada uno a su casa, con más de una “chiquita” en los bares futboleros. La tristeza regresaba en tranvía hasta la capital.

Los isleños se colocaban séptimos en la tabla de clasificación con 11 puntos, otra vez a la estela de la zona aristocrática del grupo Sur de 2ª División, conformada por el líder Levante (15 puntos), Mallorca (14 puntos) y Córdoba (13).

La manita, o mejor el manotazo, provocó todo un cisma en el seno del club cadista. La derrota encajada dolió muchísimo por el resultado y por ser el rival que era. La directiva se reunía aquella misma noche con carácter de urgencia y acordaba multar a cuatro futbolistas “por falta de pundonor”, concretamente a Lorente, Sornichero, Juan Jiménez y Antonio. Fueron las cabezas de turco. Además se decidió rescindir el contrato a algún futbolista.

Avanzada la semana, el presidente Manuel Vieira Aguilar y su junta directiva decidían presentar su dimisión por falta de apoyo moral. Con estos términos se publicaba en el diario Marca de aquellas fechas. Pasados unos días la presidencia ya estaba en manos de Márquez Veiga.

En Diario de Cádiz se publicó un fragmento como este:

Llegado el mes de febrero en las propias letras del Carnaval de Cádiz, según el citado artículo de Enrique Alcina, “hubo cachondeíto”. Algunas que otras comparsas y chirigotas en febrero de 1960 se hicieron eco y pusieron letra y música al 5-0:  “Hasta cantaban por seguiriyas los jugadores de nuestra tierra, porque traían de coronilla al buen portero llamado Sierra”.

La eterna rivalidad C.D. San Fernando – Cádiz C.F. se remontaba a su primer enfrentamiento oficial en la temporada 1944-1945, cuando ambos militaban en la Primera Regional. Fue en 1956 cuando se vieron las caras por primera vez en 2ª División.  

Al finalizar esta propia temporada 59-60 el conjunto isleño quedó noveno con 28 puntos, mientras que el conjunto cadista fue antepenúltimo con 23 puntos, salvándose de la quema del descenso directo y ganando finalmente la promoción de descenso contra el Algeciras.

Recordando unas declaraciones de Adolfo Bolea (exjugador del Cádiz y exentrenador del CDSF), la rivalidad C.D. San Fernando – Cádiz C.F. existió siempre, pero más entre público que entre los futbolistas que terminaban tomando copas juntos. Una temporada más tarde, el entrenador del C.D. San Fernando, José Luis Riera, el mismo del 5-0, fue fichado por el Cádiz.

Afortunadamente todo esto es historia y en los últimos enfrentamientos, rivalidad sana y deportiva. Como debe ser.