Capítulo 9: Las Siete Puertas, cuna del C.D. San Fernando

El Ultramarinos Las Siete Puertas es un lugar emblemático en el nacimiento del C.D. San Fernando y por ello no debe caer en el olvido en la memoria histórica del socio, aficionado y amigo azulino. Este local fue el útero donde se engendró nuestro Club Deportivo San Fernando.

El señor Serafín Gómez Solares era el propietario del establecimiento “Las Siete Puertas” y puso su local de ultramarinos a disposición de un gran número de aficionados al fútbol con el objetivo de decidir un asunto de vital importancia como era el cambio de nombre de “Club Deportivo Once Diablos” a “Club Deportivo San Fernando” y otros puntos del día importantes para el futuro. Desde su creación en 1940 el club había crecido tanto en lo deportivo como a nivel social. La sociedad isleña demandaba un cambio de nombre para que San Fernando apareciera como bandera del que ya era el primer equipo de la ciudad. 

El nombre del establecimiento, como es lógico pensar, procedía de las siete puertas de acceso con las que contaba. Las Siete Puertas se encontraba al término de la calle San Rafael, caso de que vinieras de la calle Rosario o calle Colón. Por aquellas fechas la calle San Rafael se llamaba General Pasquín. El establecimiento era tanto una tienda de comestibles y bebidas como un hostal. Como ellos mismos se publicitaban, “ultramarinos finos”. La foto inferior corresponde a una del interior de Las Siete Puertas sacada del Facebook personal de Rafael Gómez.

El interés fue inusitado y allí se dieron cita gran parte de la población futbolística. Se decidió redactar un documento con la solicitud de cambio de nombre de C.D. Once Diablos a Club Deportivo San Fernando. El documento fue enviado a la Federación Sur, en concreto a la persona del delegado provincial D. Francisco Rodríguez Álvarez. Al mismo tiempo salió una nueva directiva que sucedería a la anterior. El jefe de Infantería de Marina, Luis del Corral Hermida, fue elegido nuevo presidente. Pronto le sucedió en el cargo el vicepresidente Gómez Solares.

Del Corral se rodeó de un buen número de directivos. El propietario del local y gran aficionado, Serafín Gómez Solares, como vicepresidente, Antonio del Río Collado en calidad de secretario, Diego Ruiz Linares como tesorero y ocho vocales: Rafael Franco Altamirano, Rafael Martínez Baena, Francisco Según Guillón, Domingo Cue Sánchez, Florentino Miera, Jesús Igartiburu Márquez y Manuel Murcia Garrido.

De entre los nombres citados Antonio del Río, militar de oficio, fue con el paso de los años presidente del Círculo de Artes y Oficios. Rafael Martínez Baena era hermano del jugador Antonio Martínez, más conocido como Morrudo. Domingo Cue también era militar.

No podemos pasar por alto, además, la importancia que tuvieron los llamados montañeses de La Isla, tremendamente vinculados al nacimiento del C.D. San Fernando. De hecho en la lista, Gómez Solares, Florentino Miera o Domingo Cue lo eran, salvo error u omisión.

Se determinó que el escudo tuviese una forma triangular con la corona de la Real Isla de León en la parte superior. En el interior las iniciales de CDSF, el ancla como símbolo de la Marina y el puente Zuazo, aquel que no pudieron franquear los franceses en la Guerra de la Independencia. Era similar al que sigue a continuación:

Y ya por último, desde ese día, la camiseta azulina, pantalón blanco y medias azules (que antaño había vestido el San Fernando F.C.) serán los colores que nos representarán.

Al término de la reunión extraordinaria, todos volvían a casa con la satisfacción dibujada en la cara. El club de todos los isleños es el Club Deportivo San Fernando. Nueva directiva, nuevas ilusiones, nuevo escudo, nuevo nombre.

En unos meses el CDSF, ya como tal, comenzaba a competir en la 2ª Regional Provincial. La entidad futbolística que un grupo de aficionados isleños habían soñado y creado ya era una realidad. Dicho grupo puso todo su entusiasmo en la formación de un equipo que representara lo más dignamente los colores de nuestra ciudad. La afición respondió rápidamente y el número de espectadores iba creciendo conforme iba avanzando la competición. Los buenos resultados, las grandes goleadas y el espectáculo que se ofrecía fue el mejor reclamo.

El primer partido del reorganizado C.D. San Fernando fue un amistoso ante la U.D. Gaditana en Mirandilla el 23 de enero de 1944. El choque acabó con victoria gaditana por 3 goles a 2. La alineación del CDSF estuvo formada por “Juanillo” Álvarez; Mojarro, Martínez (Morrudo); Mensaya, Mejías, Crespo; Florido, González, Navarro, Pujol y Urrutia. Fue el primero de muchos partidos posteriores.

Cada domingo de fútbol familias al completo tenían su especial itinerario: calle Real, calle Rosario, calle Colón y a su templo el Campo de Deportes Madariaga. Ese sentimiento es el que hemos heredado generaciones posteriores. ¡No me faltes nunca!