Creer tuvo premio en el descuento (1-1)

Punto que sabe a gloria en Nueva Condomina. Empate que, anímicamente es mucho más. El San Fernando logró rascar una igualada a uno ante el Real Murcia con un tanto en el descuento de José Ruíz en propia puerta. Antes, los azulinos erraron un penalti al inicio del segundo acto y tuvieron que rehacerse tras el gol de Curto.

El equipo isleño fue fiel a su estilo. Incomodó al máximo a un Real Murcia que inquietaba tratando de sorprender con balones a la espalda. Gálvez, con rapidez y solvencia tuvo que intervenir para cortar los avances de Curto y Aquino, hombres gol de este Murcia.

Una internada de Alfaro que finalizó sin remate fue otro acercamiento reseñable antes de que Pablo Sánchez lanzase alto un balón suelto tras un mal rechace de la defensa.

A partir de ese minuto 20, los azulinos fueron mejores y cada vez se asentaban más en el maltrecho césped de Nueva Condomina. La incertidumbre local se traducía en un juego isleño cada vez más fluido, si bien el rival se rehizo y acabó el primer tiempo llegando a las inmediaciones de Gálvez.

Todo cambió en la segunda parte. El San Fernando salió decidido a por el triunfo y se encontró pronto con un penalti a favor sobre Bruno Herrero. Carri fue decidido a los once metros, pero su disparo no encontró portería. Aun así, el equipo no se desmoronó y siguió trabajando en pos del triunfo.

Tanto es así que Pau Franch realizó un cabezazo forzado que puso a prueba a Mackay. Poco después fue el Murcia el que reaccionó. Víctor Curto superó a Gálvez en el uno contra uno con un remate picado que Aquino remachó en fuera de juego a la red.

El aviso se convirtió en realidad apenas cinco minutos después. En el 61′, Curto aprovechó un centro de Héber Pena desde la izquierda para mandar un disparo inapelable a la red y poner en ventaja a su equipo.

En ese mismo minuto, Bruno Herrero decidió pedir el cambio por precaución para dejar su lugar a Manu Ramírez. El mediapunta lepero revolucionó el choque con un dinamismo y desparpajo impropio de un jugador de su edad. Poco después era Ángel Torres quien potenciaba la zona de tres cuartos en lugar de Romero.

El San Fernando se hizo dueño de la situación en un quiero y no puedo en el que arriesgaba el todo por el todo. El Murcia tuvo la sentencia con un remate de cabeza de Aquino al que respondió Gálvez y, ya en la recta final, Alfaro vio como el guardameta se lucía ante su disparo al ángulo.

Pérez Herrera quemó sus naves con la entrada de Jacobo y, ya en el 82′, Diego Simón salvó bajo palos el 2-0. Todo ello con un San Fernando entregado a la causa conjunta del empate. Lo rozó Manu Ramírez en dos ocasiones a balón parado: primero tras un saque de esquina cerrado y luego con una falta. Ambas encontraron la misma respuesta: el travesaño.

El paso de los minutos hizo al San Fernando creerse las posibilidades de empatar. Y lo logró. En el descuento. Cuando ya el aficionado neutral y local daba por cerrado el marcador. Manu Ramírez ingresó por la derecha, puso un centro cerrado y raso con la izquierda al que no llegó Pau Franch por poco pero que sí empujó José Ruiz con la presión en su espalda de Pablo Sánchez.

El empate se celebró con euforia en el banquillo. Todos sabían que era un empate con sabor a triunfo. A la victoria de una idea. La de no rendirse nunca.

El San Fernando recibirá el próximo domingo al Ibiza a las 12:00 h. en décima posición con diez puntos.