El técnico azulino José Pérez Herrera compareció ante los medios en la previa del choque ante el FC Jumilla visiblemente satisfecho del trabajo semanal de su equipo: “La victoria en Las Palmas nos ha librado de esa cierta ansiedad que había en el vestuario y ahora estamos más sueltos”, declaró. Además afirmó que la semana ha sido “muy positiva”, a pesar de que Chris y Casares han tenido problemas por sendos golpes en gemelo y rodilla respectivamente.

Preocupa más lo del jerezano, si bien no es nada grave: “El golpe le ha producido una inflamación de ligamentos que le limita y por eso vamos a esperar a ver cómo evoluciona, si no llega, hay jugadores capaces de suplirle con garantías”.

El resto del grupo está disponible, incluso Juanje, que ha vuelto a trabajar con el grupo esta semana: “Ahora le hace falta recuperar el tono físico para competir después de mucho tiempo parado y por eso vamos a ir con paciencia”, manifestó el técnico.

En cuanto al rival, el Jumilla llegará con el casillero de victorias vacío. Al respecto, Pérez Herrera afirmó que “son un equipo que pelea con nosotros y será una final para ellos en la que querrán dar el golpe en la mesa que dimos nosotros la semana pasada”. Es un rival que “intenta ser muy vertical y busca el juego de espaldas de sus delanteros para descargar en bandas y, a base de centros, encontrar remates o segundas jugadas”. Sin embargo, eso provoca que los vinícolas sean vulnerables en zonas intermedias, según el míster azulino.

Preguntado por la magnitud del partido teniendo en cuenta que el calendario más inmediato se presenta bastante duro con Cartagena y Real Murcia en el horizonte, Pérez Herrera es claro: “Vamos partido a partido y queremos ganar al Jumilla por nuestra afición, que se merece ya un triunfo como local”.

¿Espera una mayor afluencia de público por la iniciativa del club? “Queremos que cada vez vengan más isleños y que la calidad de nuestros hinchas se mantenga”. Si aumenta el número, dice el míster, “sería ideal para todos”.

Con respecto al gran momento de Chris, el técnico opina que “es un jugador que necesitaba madurez y conocerse como jugador para crecer y es algo que está haciendo en los entrenamientos”. Además, el momento de crisis del club le ha permitido aportar muchísimo al equipo, al igual que Pedro Mariño, que ya suma cuatro encuentros en Segunda B y Christian García, que llegó a debutar en Mérida, y Pablo Múñoz, que está apretando en los entrenamientos: “Todo ello va en beneficio del club a medio y largo plazo”, tal y como asegura Pérez Herrera.  No obstante, sobre todo en el caso de Chris, insiste en que “el fútbol va por rachas y no puede relajarse, sino prolongar su buena dinámica a base de trabajo y humildad”.

Por el contrario, Pablo Aguilera suma dos partidos sin entrar en la lista de convocados: “Está trabajando bien, pero el fútbol es competencia y ahora le toca vivir el lado oscuro de esto”. Sin embargo, el jugador está “enchufado” y seguro que “volverá a tener otra oportunidad muy pronto”.