El técnico José Pérez Herrera compareció ante los medios en la previa del encuentro ante el Marbella FC. El míster tiene claro que “iremos con la intención de conseguir la primera victoria que el equipo ya merece por el esfuerzo que lleva realizando en las primeras semanas de trabajo”.

El técnico azulino cree que “lo peor ya ha pasado, la cosa va a menos y esperamos que entre hoy y mañana ya sepamos con qué jugadores podremos contar y trabajar con más tranquilidad”. A partir de ahí, el míster cree que “creceremos en todos los aspectos”.

El entrenador jerezano cree que traer un delantero sería “positivo”, aunque “cada vez se va estrechando más el cerco”. No obstante, “desde el club se está trabajando para encontrar ese punta que dé más competitividad en la zona de arriba”.

Sobre el cese de prestación de servicios del Director Deportivo, el técnico cree que éstos “eran más importantes hasta el 1 de septiembre, cuando se debía configurar la plantilla, ahora quedan algunos flecos que intentaremos solventar nosotros para equilibrar más el plantel”. El entrenador confirma que la comunicación con la dirección deportiva ha sido siempre óptima pero “se decidió esperar hasta el último momento y corrimos un riesgo que al final no salió bien”. No obstante, “seguimos trabajando para cerrar la plantilla”.

Con respecto a los trámites burocráticos correspondientes para validar las fichas de Zamora y Marc Vadillo, el técnico declara que se está a la espera de confirmación por parte de la Federación. “Está más cerca la opción de Zamora y la de Vadillo está algo enquistada, pero el presidente se encuentra en estos momentos en la Federación Andaluza para solucionar el asunto”.

En cuanto a Sergio Noche, el míster aplaude el trabajo de su cuerpo técnico, que ha provocado que el jugador haya evolucionado correctamente de su lesión. No obstante, “hay que tener calma con Sergio porque no estamos en una situación idónea para arriesgar”.

Así las cosas, son bajas seguras para Marbella Óscar Martín, que recayó de sus molestias el pasado domingo, Galindo, con problemas en su rodilla y Juanje, que continuará trabajando aparte unas semanas más.

Con respecto a las aspiraciones del club esta temporada, el míster cree que hay que ser realistas. “Los objetivos deben ser sensatos y basados en el día a día: toca pensar en Marbella y así hasta conseguir la permanencia lo antes posible”.

Pérez Herrera comenta que el Marbella está confeccionado para estar en la zona alta: “Tienen jugadores para practicar un fútbol alegre y en su campo son muy fuertes”.

La eliminación copera ante la Gimnástica Segoviana es “un arma de doble filo: pueden llegar tocados por la decepción o el desgaste físico, pero también con la rabia contenida de querer recuperarse cuanto antes de esa caída”.