El San Fernando Club Deportivo se complace en anunciar la incorporación del defensa central Alejandro Zamora Barbero a la plantilla que dirige José Pérez Herrera. El jugador madrileño de 33 años llega procedente del Extremadura UD.

Zamora, nacido el 22 de abril de 1984, es un futbolista que destaca por su fuerte carácter en el terreno de juego, algo que le hace dominar tanto su propia área como la contraria en acciones ofensivas. Del mismo modo, el madrileño destaca por su polivalencia, ya que, debido a su aseada salida de balón, también puede actuar si la situación lo requiere, como mediocentro defensivo.

El nuevo refuerzo azulino cuenta además con una dilatada experiencia en Segunda B e incluso puede presumir de haber debutado en Primera División en las filas del Real Betis Balompié. Con apenas 23 años y debido a la gran campaña que estaba realizando en el filial verdiblanco, Héctor Cúper le dio la posibilidad de debutar en el Benito Villamarín midiéndose al Club Atlético de Madrid y enfrentándose a delanteros como Sergio Agüero y Diego Forlán (jornada 14 de la temporada 2007-08).

Anteriormente, Zamora, formada en la cantera del Real Madrid CF, había debutado en Segunda División B en el Real Oviedo, en calidad de cedido por el club blanco. Disputó 19 partidos con los carballones en la 2005-06 y, tras finalizar el préstamo, fue adquirido por el primer filial del Real Betis, entidad a la que siguió vinculado hasta el 30 de junio de 2009.

En este periodo, Zamora continuó madurando como futbolista (70 encuentros y 7 goles en el Grupo IV de Segunda B) hasta que decidió hacer las maletas rumbo al Helmántico de Salamanca. En la UD Salamanca debutó se estrenó en Segunda División en la 2009-10, pero un curso más tarde, cuando ya era uno de los pilares del equipo, el conjunto salmantino se vio abocado al descenso a Segunda División B.

Fue entonces cuando el nuevo central azulino recaló en el Recreativo de Huelva. En el Decano disputó sus últimos 12 partidos en la categoría de plata antes de recalar como agente libre en la 2013-14 en el CD Castellón, histórico club que milita en el Grupo VI de Tercera División. Zamora abandonó Castalia un año después y firmó en noviembre de 2014 por el CP Cacereño.

Con 30 años, el futbolista madrileño volvió a la categoría de bronce y fue indiscutible en el Príncipe Felipe hasta que el CD Guadalajara reclamó sus servicios en el mercado invernal de la 2014-15. Tras la eliminación en playoff con los morados, Zamora aceptó el reto del Mérida AD.

Líder de la zaga romana (35 encuentros y más de tres mil minutos), Zamora colaboró en el buen curso realizado por los emeritenses, que finalizaron en octavo lugar una campaña en la que partían con la etiqueta de recién ascendidos.

Su buen hacer llamó la atención del Hospitalet a comienzos de la pasada temporada, pero las cosas no fueron bien en la Fleixa Llarga a pesar de ser un fijo en los esquemas de Ismael García. El pasado mes de enero, Zamora hizo las maletas rumbo a Almendralejo. El central fue una pieza fundamental junto a Toni Doblas para lograr la milagrosa salvación obtenida por los azulgranas el pasado mes de mayo.

Ahora, Alejandro Zamora llega a La Isla para volver a compartir vestuario con el meta sevillano y aportar la veteranía necesaria en la zaga para afrontar una dura pero ilusionante temporada en el Grupo IV de Segunda B.