El técnico azulino José Pérez Herrera compareció ante los medios en la rueda de prensa previa al partido ante el Córdoba CF B del próximo domingo. Cuestionado por las últimas horas del mercado de traspasos, el míster quiso dejar claro que “estamos centrados en el duelo del domingo y nada más”, aunque afirmó que quedan unos “tres o cuatro refuerzos” para salir de la situación crítica de efectivos en la que se encuentra actualmente la primera plantilla. El técnico espera que estos refuerzos lleguen para poder completar una convocatoria sin apuros y poder alinear un once “mucho más competitivo”.

En cuanto a Marc Vadillo, el entrenador jerezano declaró que, a pesar de que ha estado entrenando estos días con el Nástic de Tarragona, el largo viaje realizado por el jugador y el proceso de adaptación hace difícil comprobar al cien por cien el estado en el que se encuentra. “Debe conocer nuestra idea de juego y a sus compañeros”. No obstante, “tendremos que plantearnos darle minutos porque estamos cortos de efectivos en defensa tras las lesiones de Juanje, Noche y la duda de Nano”.

Pérez Herrera comentó la opción de dar la titularidad a Christian, lateral del filial que cumplió el pasado domingo en Mérida, pero “se encuentra tocado en el isquio por la intensidad a la que está trabajando”. La opción de subir a algún central del filial es positiva, pero “a la hora de competir en Segunda B se nota la falta de ritmo”.

“Estamos muy dolidos porque todo parece que está en contra: lesiones, bajas y tema federativo con el punto del Villanovense”, destaca el míster. Sin embargo aclara que el equipo “mereció más en estas dos primeras jornadas  por el esfuerzo realizado y por ello, el dolor es doble”. Además, “el estado del terreno de juego no transmite confianza y nos pone limitaciones para desarrollar nuestro juego”.

No obstante, todo esto tiene que convertirse en motivación: “Tenemos que sacar toda esa rabia que llevamos dentro este domingo en el terreno de juego a base de intensidad, agresividad y competitividad para superar al Córdoba B”.

Con respecto al rival, el míster cree que cumple a la perfección con la etiqueta de un filial: “Tienen mucho talento y juventud, es un equipo que insiste en el juego combinativo y arriba cuenta con Sillero, un delantero que les aporta muchísimo porque se asocia muy bien y aprovecha los espacios en defensa”. El míster tilda al rival de “potente que viene en buena dinámica”, aunque lo importante es “que el San Fernando siga siendo un enemigo duro y complicado en el campo”.

Según el técnico, alinear de inicio a Pedro Ríos es “un riesgo” porque el jugador está teniendo las típicas molestias del comienzo de la pretemporada. “Queremos tener un once con los jugadores más competitivos posibles, pero también que estén al cien por cien, por eso jugarán los que estén al máximo nivel aunque sea en otras posiciones”, explica.  A pesar de las adversidades, el entrenador está “muy orgulloso del trabajo en bloque del equipo”.

El técnico tiene claro que necesita algún central. “Ahora mismo solo tenemos a dos y Sergio está lesionado, por tanto espero que venga hoy un central y queda por ver si algún central sub23 que supla a Rubén”. En cuanto a este tema, el míster piensa que “se ha alargado demasiado y ahora tenemos poco margen de maniobra”. No obstante, “esto nos hará aún más fuertes y seremos aún más competitivos tras superar estas adversidades”.