Antonio Méndez se mostró contrariado en sala de prensa por la derrota por la mínima de su equipo ante La Roda CF. Según él, fue un partido en el que “nos faltó muchísima fluidez con el balón”. Durante la primera parte “estuvimos muy espesos, no éramos capaces de encadenar buenas jugadas, asociarnos” y cree que el error estuvo en querer hacerlo todo de manera individual.
Méndez piensa que se abusó del pelotazo largo, aun sabiendo que ellos tenían dos formas claras de atacar: “Buscar el balón largo a Megías para la prolongación para Bolo y las jugadas de estrategia”. “En una de ellas”, dice Méndez “nos han hecho el gol”.
Con respecto a la segunda mitad, cree el técnico que durante los últimos minutos de encuentro “sí estuvimos más fluidos, pero nos ha faltado para estar finos en ataque”.
Volviendo a lo que se habló en la previa de que el San Fernando tenía problemas para generar peligro a pelota parada, el preparador sevillano comentó que “hemos tenido hasta tres remates francos, pero no hemos estado acertados”, nada que ver con La Roda, que en una segunda jugada de un córner se encontró con el gol. “Esto les facilitó jugar a lo que ellos venían: jugar sin ritmo; y nosotros no fuimos capaces de tener fluidez con balón”. Otra diferencia, según el míster, entre rojillos y azulinos es que “ellos fueron capaces de aprovechar la suya y nosotros no acertamos en las que tuvimos”.
Méndez comentó que el cambio de Javi Medina por Espinar fue para buscar “alternativas. Hasta ese momento “abusamos del balón largo” y con la entrada de Javi “buscamos el balón entre líneas, opción que encontramos en tres o cuatro situaciones de ataque, él ha sido capaz de moverse bien en ese espacio y nos ha faltado acierto a la hora de centrar y llegar al área”.
El equipo lleva dos partidos sin ver puerta, pero Méndez está tranquilo: “Hace falta tranquilidad, hay que estudiar bien el partido, pero sí me preocupa las veces que hemos caído en fuera de juego y hay que arreglar esas situaciones en las que hemos jugado muy largo”. Añadió en este sentido que “nos está faltando frescura con balón, pero todo se intenta arreglar desde la tranquilidad, el trabajo, la exigencia y la autoexigencia”.
En cuanto a la situación de Galindo, el entrenador manifestó que el mediapunta viene arrastrando un proceso gripal grande y el otro día “aguantó unos 25 minutos a buen nivel ante el Zenit, pero luego no fue capaz de seguir el ritmo de sus compañeros y hemos preferido guardarlo esta semana”.