Hoy hace un año que publicábamos en la web oficial: “El San Fernando Club Deportivo comunica que Antonio Méndez Méndez, “Ñoño Méndez” es desde hoy su nuevo entrenador, tras haber llegado a un acuerdo entre ambas partes. Lo será hasta final de temporada. El presidente y junta directiva quiere agradecer a Méndez su talante, predisposición e ilusión por ayudar al club en estos momentos. Ha aceptado la propuesta azulina, priorizando los objetivos deportivos del club a los suyos propios y personales.”
Sí, ha transcurrido un año natural. El tiempo pasa rápido cuando se es feliz. En estos 365 días el club ha pasado de los momentos más amargos en la 3ª división hasta los momentos más dulces con el ascenso a 2ª B y una primera vuelta sensacional.
Ñoño Méndez es lo mejor que le pudo pasar al club. No fue como Julio César que llegó, vio y venció, sino que llegó, trabajó duro y venció. Entró con un papel de actor secundario de Masegosa y con su trabajo pasó a ser actor principal y protagonista, incluso conquistando el Óscar del ascenso.
Su estreno como primer espada llegó en El Palmar ante el Atlético Sanluqueño un sábado 6 de febrero a las 17.30. Se perdió. Y el siguiente también. Pero él, a base de fe, confianza, humildad y trabajo, consiguió hacer que las piedras del camino se convirtieran en un castillo. ¡ Qué mejor castillo que conseguir plaza para play-off! Y consiguió el más difícil todavía (como en el circo). Por un lado, consiguió que desde el día de los Enamorados hasta el final de temporada en Águilas no se volviera a perder un partido. ¡Cabecense, contigo empezó todo! El equipo quedó tercero y superó todos los escollos: Europa, Calahorra y Águilas. Fue Ulises en La Odisea. Fue nuestro tejedor de sueños.  En la foto inferior se recoge una colección de momentos de este año natural.

MENDEZ collagge
Méndez (¡cómo no!) tenía que llevar las riendas en el San Fernando 2016-2017, ya con Alejandro Zapata como presidente. Empezó esta temporada como la anterior. Malos resultados, pero que los endereza con su trabajo constante que comenzó a dar sus frutos en La Roda (1-2) y que se convirtió en un monstruo que devoraba rivales por donde pasaba (Lorca, Murcia, Marbella, Sanluqueño, Linense y Córdoba B). La primera vuelta que ha firmado el equipo ha sido sensacional. Décimos con 27 puntos. Algo tremendamente positivo para un recién ascendido, humilde en presupuesto.
Ha comenzado la segunda vuelta y se han sucedido un par de traspiés, pero conociendo a Méndez, cuarto y mitad de ilusión, un octavo de perseverancia y medio kilo de esfuerzo. Eso equivale a éxito. No hay duda.
Méndez ama lo que hace. No se le quita la sonrisa, ni siquiera un lunes. Tiene su propia versión sobre el optimismo, si no puede cruzar una puerta, cruzará otra o bien se la construirá. Pero la puerta la pasa.
¿Cuál es su balance futbolístico? En Liga (tanto en 3ª como en 2ª B) 43 partidos con 18 victorias (la mitad en la división de bronce), 13 empates y 12 perdidos. En Copa RFEF seis partidos más con 3 victorias, 2 empates y 1 derrota.
Pero el mejor balance, incluso más que el ansiado ascenso, es su carisma y bonhomía. No solo ha conquistado el ascenso, sino que se ha sabido ganar el corazón y cariño de todos. absolutamente de todos. Ciertamente Antonio tiene la rara virtud de ganar amigos día a día. Te cautiva con su forma de ser. Te conquista en el primer minuto de conversación. Todo ello sin dejar de ser un trabajador incansable por y para el club.
El tiempo pasa volando, pero el recuerdo de lo vivido sigue en pie. Y por mucho tiempo. Antonio Méndez, año I.