El técnico azulino restó importancia a las expulsiones, ya que se queda con lo que aportaron el tiempo que estuvieron en el césped y elogió la actuación de Salva y a la “espectacular” afición desplazada a El Palmar

Antonio Méndez compareció en la sala de prensa de El Palmar dedicándole la victoria al que fuera su entrenador Pepe Murcia, que se encuentra en un delicado estado de salud tras sufrir un infarto mientras se entrenaba en Helsinki, donde está dirigiendo al Legirus Inter finlandés.

Tras este emotivo momento, el técnico sevillano comentó que había sido un partido tal y como nos lo esperábamos”, con pérdidas e imprecisiones por parte de los dos equipos porque la necesidad que tiene el Sanluqueño les hace cometer errores. “Necesitábamos ser pacientes, porque a la contra les podíamos hacer mucho daño, pero, finalmente, la forma de abrir el marcador fue a balón parado”, declaró. “Con las expulsiones, el duelo se convirtió en un acoso y derribo con muchos centros laterales, aunque de esta forma era muy difícil que nos empatasen porque estábamos muy bien en el juego aéreo y, a partir de ahí, nos hemos merecido el triunfo”.

Méndez calificó de “espectacular” la actuación de Salva. “Es un portero que nos está dando muchísimas cosas y cada día va a más ayudando al equipo; esperemos que continúe en esta línea para darle muchos puntos al equipo”, afirmó.

Cuestionado por las expulsiones, cree que tanto a Mario como a Espinar les va a servir para mejorar y aprender porque lo han hecho por el bien del equipo: “Me quedo con el trabajo que han aportado el tiempo que han estado en el terreno de juego, que es lo prioritario para que el equipo siga creyendo”.

¿Ha sido una victoria de madurez? Méndez respondió a la cuestión declarando que fue “muy trabajada, con suerte y acierto en momentos puntuales, porque no hemos estado acertados a la hora de crear ocasiones, pero sí que hoy debíamos ganar por experiencia, madurez y la tranquilidad que te da tener 17 puntos”.

Las circunstancias del duelo permitió la entrada al campo de jugadores que están contando con menos minutos como Gabi o Sergio Ceballos. En este sentido, el preparador azulino volvió a recalcar la confianza y lo orgulloso que está de su equipo por el buen trabajo que están realizando: “Siempre les digo que no se vengan abajo, que se esfuercen porque encontrarán recompensa y hoy han estado a buen nivel”. También lanzó un mensaje de optimismo a todo el vestuario: “El que aproveche su oportunidad seguirá entrando en el equipo”.

A pesar de la situación en la tabla, Méndez fue rotundo al ser preguntado por el Sanluqueño: “Siempre es complicado ganar en El Palmar. Este equipo ha merecido más durante la temporada, pero les está condenando la clasificación. Ojalá mejoren y podamos visitar el año que viene en Segunda B un estadio tan especial como este”.

La expulsión de Espinar no fue un peligro para el marcador según el entrenador isleño: “Simplemente teníamos que estar mucho más concentrados con dos líneas de cuatro. Tras la expulsión de Mario logramos que su principal arma ofensiva fuesen los centros laterales y eso nos benefició”. Sin embargo, si hubieran empatado antes, el partido se hubiera complicado, pero “estuvimos hablando de que solo podía llegar la igualada por culpa de un grave error defensivo que, por suerte, no llegó”.

En cuanto a la afición, Méndez solo tuvo palabras de elogio: “Es un espectáculo verlos llegar, cómo nos animan y la importancia de que, cuantas más alegrías les damos, ellos nos empujan más”. En los momentos malos, “estoy convencido de que ellos seguirán ahí y nosotros haremos todo lo posible por seguir haciendo feliz a la gente”.